Al aire ahora

Tu ubicación es Phoenix. Cambiala Aquí

El plan de gastos de 2018 incluye el pago inicial de $2 mil millones para la construcción del muro en la frontera con México.

El gobierno de Donald Trump envía este jueves un presupuesto al Congreso que destina miles de millones de dólares a la deportación masiva de inmigrantes y a la construcción del muro fronterizo, así como un multimillonario aumento del gasto para la defensa militar.

El plan fiscal de $1.1 billones de Trump, incluye la contratación de 100 nuevos abogados del gobierno, añadir 1,500 de agentes del orden, y gastar más de $1,000 millones en la detención y deportación de indocumentados, según el plan presupuestario publicado por la Casa Blanca este jueves.

 

Foto: Win McNamee/Getty Images

La propuesta de un pago inicial de $2 mil millones para la construcción del muro en la frontera con México, es una de las mayores inversiones en el plan presupuestario del presidente, a costa de programas de ayuda al exterior, asistencia social y protección del medio ambiente.

Bajo el lema de “América Primero”, el presupuesto de Trump para 2018 cumpliría su promesa de campaña de causar conmoción en Washington al recortar sustancialmente la fuerza de trabajo del gobierno.

“Un presupuesto que pone a Estados Unidos Primero debe hacer de la seguridad de nuestro pueblo su prioridad número uno, porque sin seguridad no puede haber prosperidad”, dijo Trump en las primeras líneas del documento, publicado este jueves por la mañana.

PROMESAS DE CAMPAÑA

Funcionarios de la Casa Blanca dijeron que la propuesta presupuestaria cumple con las promesas de campaña del presidente Trump, un plan de poner a “Estados Unidos primero” para impresionar a los aliados internacionales y asustar a los enemigos mediante la acumulación de armas nucleares y equipos de defensa.

El gobierno está pidiendo un aumento de $54 mil millones en gastos militares a pagar con recortes a casi todos los departamentos nacionales.

La solicitud de gasto discrecional cubriría el gran gasto en la defensa mediante la aniquilación de prácticamente todo, desde los esfuerzos de energía alternativahasta un programa que ayuda a las familias pobres a pagar sus facturas de calefacción.

Entre los principales blancos para desfundar figura la Agencia de Protección de Energía, EPA.

Bajo el plan presupuestal, la EPA recibiría $5.7 mil millones en financiamiento fiscal durante 2018, una reducción del 31% de sus niveles actuales.

El presupuesto no aborda el gasto obligatorio, que consume cerca de dos tercios de los dólares federales en programas como Medicare y el Seguro Social. En la financiación general, el plan pide el mayor recorte del departamento de Salud y Servicios Humanos, HHS, proponiendo $65. mil millones, una reducción del 20%.

Continua leyendo aqui 

¿Qué sientes? Comparte tu opinión

Comentarios